INDEX
INTRODUCCIÓN
BIOGRAFÍA
HISTORIAS
PARA LA COPE
EXPEDICIONES
HONORES Y
RECONOCIMIENTOS
BLOG
LIBROS
CONFERENCIAS
ARTÍCULOS
ENTREVISTAS
ENLACES
GALERÍA DE
IMÁGENES
CÓMO CONTACTAR
RELATOS
VIDEOS
   
 
 
 

<<volver

APLICACIÓN DE TÉCNICAS DE RENDIMIENTO DEPORTIVO AL MUNDO EMPRESARIAL.

Uno de los primeros estudiosos que trató de trasladar las experiencias y saberes del deporte del alpinismo al ámbito de los negocios fue el psicólogo y alpinista Strasser, el que a principios de los años 80 del pasado siglo, vino a España para realizar cursos con importantes directivos empresariales.

Yo había conocido a Strasser en los Alpes, y él había escalado el difícil Pilier del Angle del Mont Blanc con mi amigo Francisco Caro, en los finales de la década de los 60.

Quiso enseñar a los futuros comisarios del Cuerpo Nacional de Policía a respirar debidamente, antes de tomar decisiones importantes, bajo la fuerte tensión de la gravedad momentánea. No sé si el curso llegó a realizarse en el Parador nacional de Gredos en donde estaba previsto.

Hay que oxigenar el corazón de los directivos.

Nietzsche ya lo había escrito antes.

Hay que buscar el aire limpio de las montañas y dar largos paseos para realizar un diálogo con uno mismo, caminando por parajes agrestes, y así va aflorando la riqueza de la vida interior y las ideas vienen unas tras otras.

La mente después de una jornada laboral intensa está estresada y no genera ideas interesantes. Hay que hacer resurgir la capacidad creativa en la calma del aire libre y quizás volver a sentir esas emociones juveniles de cuando éramos “scouts”.

Strasser, el alpinista y psicólogo alemán, estuvo en España ya hace veinte años hablando de sus jornadas de supervivencia dedicadas a altos directivos de cualquier tipo de empresa. El objetivo era enseñar a respirar ante las graves decisiones:

  • oxigenar los pulmones y el corazón, recobrando el sosiego y el equilibrio perdido.
En estos cursos se deportivizan las relaciones entre los distintos ejecutivos y directivos. Se rompen los falsos respetos que a veces conducen a negación de posibilidades y se dinamizan tras abrir otras vías cerradas por la hipocresía.

Los cursillistas se enfrentaran a sí mismos durante el curso, y con él a sus verdaderas capacidades, descubriendo muchas que permanecían ocultas, y también de forma rotunda sus limitaciones, tanto físicas como mentales.

Es muy importante la cooperación de los participantes cuando se enfrentan a una situación difícil y peligrosa, como cuando esta experiencia se transfiere posteriormente a la empresa.

Se eliminan los brotes de agresividad, que se suele acumular en el quehacer diario.

Se aprende a repartir tanto el éxito como el fracaso entre todos los que forman un equipo.

Y ambos (éxitos y fracasos) son tenidos en cuenta para extraer de ellos experiencias positivas.

Hay que saber medirse. No siempre hay que decidirse por lo más difícil. Se trata de que cada uno conozca sus capacidades, dominando esa tensión que casi nunca llega del exterior y que cada uno de nosotros llevamos dentro.

Hay que entrenarse para superar las presiones, sabiendo dominar el miedo y las ansiedades.

Mi viejo amigo el alpinista –Strasser- que siguió los caminos del psicólogo americano L. Orr, estudiando la Psicología empresarial, llegó a la conclusión que es necesario vencer el estrés con el estrés mismo.

Es decir someter al directivo estresado a una sencilla ascensión o escalada, realizando desde la cima un rapel, seguro sí, pero lleno de aparente incertidumbre

O bajar un río de aguas bravas, entre saltos y vaivenes, teniendo que decidir con rapidez antes del choque con las piedras.

En síntesis. Hay que superarse. Hay que plantear retos. Hay que trabajar en equipo.

Y tener en cuenta que al final triunfa la ilusión y la voluntad sobre la fría inteligencia.
  • Para terminar querría recordaros lo que Strasser y yo tenemos como postulados en la montaña:
  • Afrontar la dificultad con la mayor preparación y prudencia.
  • Saber resistir ante el cansancio y la tensión (como en una escalada difícil)
  • Saber que lo importante no es tanto llegar como aprender del camino.
  • Que la verdad está en la experiencia.
  • Que hay que ser cordial con los demás y muy exigente con uno mismo.
  • Que solo se descansa cuando se puede. El líder es el que más sirve a los demás.
  • Que cada paso es por sí una meta sin dejar de ser un paso.
  • Los negocios y la vida empresarial son una carrera de obstáculos, como las escaladas
  • Y al final saber que la emoción puede convertirse en sabiduría.

Aplicación de técnicas de rendimiento deportivo al mundo empresarial.

  • Generan Confianza.
  • Construyen Relaciones Humanas
  • Crean Marca
  • Convirtiéndonos en miembros de un equipo
  • Reclutando talentos (¿)
La clave del éxito, entre otros muchos factores, es el control de la impulsividad, el enfado y el nerviosismo.

Enfrentarse a la hostilidad, sin perder el ánimo y con  la mayor prudencia. Hay que aceptarlo. El mundo del negocio es así, igual que cuando se levanta frente a nosotros una pared lisa, sin agarres y muy vertical.

Desarrollar la creatividad a través de los “campos de energía”: miedos, situaciones difíciles, a veces en el mismo límite, dudas. Estos “campos de energía” siempre pueden producir confianza, ideas y fuerza.

Las experiencias de un explorador pueden aportar ideas y orientación para poder afrontar la angustia y el miedo.
  • Resistencia ante el cansancio y las situaciones tensas
  • El espíritu de equipo
  • La creatividad surge de la acción

La verdad solo existe en la experiencia. Solo la calidad determina la demanda.

Mayor liderazgo de sentimientos que de estrategias.

El líder es el que más sirve: trabaja, piensa, se expone

El líder es un alquimista, tiene que ser capaz de transformar al individuo en equipo

Ninguno del equipo es tan bueno como todos formando equipo

Las Montañas como escuela de comportamiento

  • Educación de emociones primarias
  • Conocimiento de sí mismo
  • Dominio de sí mismo
  • Comprensión con los demás

Hay que “deportivizar” las relaciones empresariales para hacer más eficaz el esfuerzo.

Hay que saber dividir el objetivo final en objetivos parciales, subiendo a tramos la dura pendiente, montando campamentos como en las expediciones al Himalaya.

Hay que poner siempre la mirada en la cima sin descuidar poner los pies en los resaltes más seguros que encontremos en la pared vertical.

Tenemos que irnos haciendo fuertes (ni  jóvenes ni viejos) para poder permitirnos ser humildes y amables.

Tenemos que aprender el sentido del equilibrio, tan necesario en la escalada de las montañas y en la vida de los negocios.

Tenemos que ganar nuestra propia experiencia. Las experiencias prestadas pueden engañarnos.

Lo esencial es entusiasmarnos con lograr un objetivo que sea por sí mismo estimable, persiguiendo ese “anhelo” del que habla Ortega, fundamento de nuestros mejores deseos. No solo hay que querer. Querer no es suficiente, hay que desear extraordinariamente, como los alpinistas anhelan llegar a la cima, como decía Ovidio.

Tenemos que entrenarnos constantemente, reciclándonos, estudiando. Así encontraremos el autocontrol que es la capacidad para dominar el miedo.

Estaremos perdidos cuando no nos encontramos a sí mismos. Debemos conocer nuestra agresividad, nuestra inestabilidad emocional y nuestros complejos para irlos disimulando o apartando de nuestros comportamientos.

La experiencia de un explorador.

Un explorador de montañas puede aportar experiencias e ideas: orientación vital, superación del miedo y de la angustia.
  • La montaña y el alpinismo suponen un medio muy importante para el aprendizaje y desarrollo personal.
  • La resistencia ante la tensión y el cansancio
  • El espíritu de equipo
  • El enfrentamiento ante la hostilidad sin perder el ánimo. La hostilidad es lo normal
  • Seremos duros con nosotros mismos y cordiales con los demás
  •  Mantener siempre la actitud del optimismo
  • Y especialmente ante las situaciones sin retorno, cerca de la muerte.
  • Las montañas es el mejor lugar de la tierra para desarrollar la creatividad, que siempre surge en la acción.
  • Las dudas y el miedo desarrollan los mencionados “campos de energía” que traen ideas y procuran nuevas fuerzas.
  • Ya existen importantes directivos que saben que es preciso someterse a largas, a veces extenuantes marchas por las montañas, para abrirse a las nuevas ideas, y más aún para que surjan esos destellos que relacionan personas y temas.  Esto ya lo planteaba Nietzsche cuando decía que tenía que caminar mucho por los Alpes de la Engadina para que las aportaciones de oxígeno le trajeran claridad y resplandor en sus ideas.

“Cuando no supe en donde estaba tuve que regresar al fondo de mi mismo, como una posibilidad última”

¿Trabajo en equipo?

La historia de la exploración, de la aventura y del alpinismo (la aventura de la vida) está llena  de ejemplos para el mundo del negocio.
  • La expedición inglesa bajo el mando del coronel Hunt al Everest en 1953, supuso un ejemplo de planificación, de estrategia, de utilización de todos los recursos humanos, previniendo detalles insignificantes que luego serían decisivos para el triunfo de la empresa. Nada habrían significado para la historia Tensing y Edmon Hillary sin la dirección indiscutida de Sir Hunt.
  • La expedición antártica de Shaklenton fue también un ejemplo de liderazgo en la que el equipo humano hubo de superar hambre, inseguridad y lejanía antes de volver a su patria, casi dos años después.
  • A veces el éxito de una empresa solo es sobrevivir.
El Deporte es un ingente hecho universal. Una actividad física de enorme significación,
 en el que la gloria y el conflicto se alternan, dentro de una importante economía y una indiscutible transcendencia mediática.

El Deporte es educación permanente, entendimiento y hasta tregua universal.

La vida de los negocios es también, como el mismo deporte una carrera de obstáculos, lo mismo que la ascensión a una montaña.
  • “Superación, esfuerzo, Talante especial”.  
  •  “Limpio Humor y riguroso cuidado” que decía Ortega que era imprescindible para el pensar filosófico. Y yo añado que para emprender cualquier hecho memorable.
  • Control de la psique, es decir de la impulsividad  (¿Inteligencia Emocional?)
  • Estudio y entrenamiento
  • División del Objetivo en etapas.
  • Motivación: Espíritu persistente y animoso.

El equipo debe creer en el proyecto del líder.


    El líder es el jefe que han sumido y respetado todos los componentes del equipo.

Hay que saber:
  • Se aprende más de la adversidad (tormentas, catástrofes, depresiones, emergencias) que de las circunstancias bonancibles.
  • La codicia no puede penetrar en un equipo humano bien constituido, en donde los horizontes son más amplios, importantes y éticos.
  • Distinguir lo importante de lo accesorio. Y lo urgente de lo importante.
  • Hay que saber enfrentarse al egocentrismo (frecuente en el mundo empresarial y político) con la voluntad de servicio y la humildad.

La expedición a una montaña requiere muchas reflexiones sobre el trabajo en equipo

Hay que saber reunir a los componentes de la expedición, es decir al grupo que un líder dirige.

 Solo el grupo formado se va transformando en equipo cuando se consigue la ilusión de todos con el objetivo común. Llegar a una cima difícil.
  • Hay que incentivar la responsabilidad y gestionar el riesgo
  • Hay que aprender, como decíamos, de la adversidad.
  • Comprender y captar pronto las situaciones, a veces muy cambiantes.
  • Hay que cumplir lo prometido siempre. Faltar a la palabra es grave, ya que genera desconfianza.
  • Comprensión. Comunicación y Diálogo. Generosidad y Optimismo. Distinguir lo Importante de lo Accesorio.
  • El líder ha de saber preparar siempre las ideas, las reuniones y los discursos.
  • El liderazgo ha de ser moderno, muy distinto del que está al uso. El jefe lo es y esa evidencia no necesita exhibir más su importancia, por tener el despacho más grande o la mejor habitación en los hoteles, o el coche más caro.
  • El líder es el jefe y director, pero esa condición no excluye la de ser el servidor de todos.
  • Los líderes tienen que ser éticos y humanos, distintos a los actuales. Tiene que servir, no servirse.
  • El líder es quién controla la emoción, sin perder la pasión. Él que controla el miedo y la alegría y está lleno de sentido del compromiso, de respeto, de valentía, de generosidad ante las causas nobles, y al fin de humildad.

La llamada inteligencia Emocional en el líder

La llamada inteligencia emocional en el líder, se refiere al control de los impulsos. Autocontrol. Al altruismo que es la capacidad para comprender las emociones de los demás.

Las emociones pueden ser compensadas a través de la experiencia, mediante la educación de las habilidades y la ilusión o el entusiasmo que siempre es motivador.

El alpinismo y las expediciones de aventura son verdaderas escuelas de comportamiento. Educando las emociones más primarias.
  • Conocerse a sí mismo.
  • Dominarse a sí mismo.
  • Comprender a los demás.

Un afectuoso saludo de César Pérez de Tudela.


 
César Pérez de Tudela Escalando
Copyright © 2006 César Pérez de Tudela · Página creada por R&A Marketing